El bienestar humano y la seguridad en la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores.

Investigación y redacción: Ana Leticia García Núñez
Revisado por  Adelina González Marín y Alfonso Ochoa. IMDHD

El bienestar humano  para Amartya Sen (Premio Nobel de economía, 1998) consiste en desarrollar las capacidades de las personas más allá de sus capacidades básicas como comer o dormir, que le posibiliten desarrollarse para hacer y ser  más cosas; el cual se logra gracias a las dinámicas intergubernamentales para que las personas tengan esas capacidades adquiridas y tener así las condiciones para alcanzar una vida de calidad, que los llevará a ser más libres para la toma de sus decisiones y para el buen vivir.

En ese mismo sentido, enfatiza Sen que el bienestar humano es el resultado que posibilita que las personas desarrollen sus capacidades y habilidades; por ende evaluar y valorar el bienestar individual, los acuerdos sociales y el diseño de políticas públicas, debe estar basado en las capacidades de las personas para que éstas se pueden desarrollar a fin a un esquema de vida compatible con su bienestar. Por ejemplo, las condiciones de dos personas con una misma enfermedad en una localidad urbana o rural, pueden ser muy diferentes debido a la ubicación del hospital más cercano, el nivel de especialidad que requiera para atender la enfermedad, e incluso el nivel escolar de cada una de ellas, lo que  determinará si se curan o no. La categoría de bienestar humano de las personas mayores es pertinente dadas las condiciones de vulnerabilidad en las que se encuentra este grupo de población debido a la situación de desigualdad por su edad que les excluye generalmente del ámbito laboral, social, familiar, interfiriendo con ello en tales interacciones y vulnerando con ello sus derechos a la salud, entre otras discriminaciones

Por ejemplo, la encuesta nacional de discriminación en México, 2010 con la temática de personas mayores  revela datos importantes; a la pregunta  ¿cuál es el principal problema para la gente de su edad? La mayoría, la cual representó el 36% de personas mayores encuestadas respondieron que su principal problema es el laboral; el segundo mayor problema es la salud y discapacidad con un 15%; y el tercero, con un porcentaje de 9.9% respondieron que es la discriminación, intolerancia/maltrato. Para la pregunta ¿cuáles son los tres problemas más importantes que usted tiene? Respondieron principalmente que son los económicos (40.3%); enfermedad, acceso a los servicios de salud y medicamentos (37.7%) y laborales (25.9%).

El diagnóstico sobre la situación de vulnerabilidad de la población de 70 años y más, refiere que para el año 2012 el 30% de las personas mayores en México padecían desnutrición o estaban en riesgo de padecerla, siendo este problema más elevado para las mujeres (33.2%), que en hombres (27.1%). Además entre 2006 y 2012 la prevalencia de anemia en las zonas rurales fue en aumento, de 17.8% a 18.2%, mientras que en zonas urbanas disminuyó de 16.9% a 16.1%.

Ante ello, la novedosa Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Adultas Mayores, es de vital importancia para que México la firme y ratifique, ya que a la luz de los derechos humanos que tiene la perspectiva del bienestar individual y de la seguridad humana entendida ésta como la protección del núcleo vital de todas las vidas humanas de forma que se mejoren la libertad y la realización de las personas, conformada por  seguridad económica, alimentaria, medioambiental, sanitaria, personal, comunitaria y política.

Ello se observa en su Preámbulo que aborda el tema de la seguridad al referirse al ideal del ser humano a vivir libre del temor de la pobreza y a que se dé prioridad al tema de la etapa de envejecimiento en las políticas públicas.  Además, en el artículo 3º que enmarca los principios generales de la Convención, se desprenden aspectos relacionados con la seguridad tales como: la valorización del papel de la persona mayor en el sociedad y su contribución al desarrollo, lo cual da lugar a que las personas mayores sean vistas, tratadas y reconocidas con dignidad, lo que favorecería un mejor autoconcepto y una mayor seguridad para su pleno desenvolvimiento.  El mismo artículo refiere el bienestar y el cuidado; la seguridad física, económica y social; la autorrealización; la solidaridad y fortalecimiento de la protección familiar y comunitaria; el buen trato y la atención preferencial; la protección judicial efectiva; la responsabilidad del Estado, de la familia y de la comunidad en la integración activa, plena y productiva de la persona mayor dentro de la sociedad, así como su cuidado y atención.

Asimismo, la Convención reitera el derecho a la igualdad y no discriminación respecto a los demás derechos humanos reconocidos en ésta. Superando enfoques asistencialistas aborda la seguridad como un resultante del entorno y la interacción con la comunidad en la que vive la persona mayor, es decir adoptar un enfoque de derechos humanos.

También, enfatiza la independencia y autonomía de las personas mayores como un derecho humano y como obligación del Estado y deber de las familias para favorecerlas y garantizarlas, por ejemplo para respetar la decisión de la persona adulta en relación al lugar donde quiere vivir. Y retoma el consentimiento informado, la “voluntad anticipada”, por asuntos relacionados con su salud y los tratamientos médicos que se ofrezcan insistiendo en la obligación de que el Estado garantice que las y los servidores públicos de instituciones médicas actúen con apego a la igualdad y no discriminación.

De conformidad con el artículo 12 de la Convención, la persona mayor tiene derecho a un sistema integral de cuidados que provea la protección y promoción de la salud, cobertura de servicios sociales, seguridad alimentaria y nutricional, agua, vestuario y vivienda. En el artículo 10 refiere la prohibición de la tortura, y de maltrato, los tratos crueles inhumanos y degradantes, no sólo los circunscritos en el ámbito judicial o penal, sino también al trato que se recibe de la comunidad y dentro de las instituciones privadas o públicas que brindan atención a las personas mayores.

Como se puede observar, la Convención procura potenciar las capacidades de las personas mayores, para vivir esta etapa de la vida como un proceso positivo, activo y con la perspectiva del bienestar humano; libre de violencia y de discriminación. Asimismo, posiciona la seguridad humana como el eje que orienta de manera integral las obligaciones de los Estados parte  para el goce y disfrute de los derechos humanos de las personas adultas mayores, independientemente del lugar en el que habiten o transiten.

Por ello, es de vital importancia que como ciudadanos y ciudadanas, focalicemos  nuestra atención en que México sea parte de este proceso de reivindicación y reconocimiento  de los derechos de las personas mayores en nuestro país.

Fuentes:

Conapred (2010). Encuesta Nacional sobre Discriminación en México Enadis 2010. Resultados sobre personas adultas mayores. México:Conapred & Inapam.

González, Ochoa, Montes y Aquino (2015). Análisis sobre la política pública en México para personas adultas mayores desde el enfoque de los derechos humanos. Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia. México:IMDHD.

Mateo P (2001). Las contribuciones de Amartya Sen al estudio sobre la pobreza. España: Universidad de Alicante. Recuperado el 6 de mayo de 2016, en http://sincronia.cucsh.udg.mx/sen.htm

OEA. Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, recuperado el 7 de mayo de 2016, de http://www.oas.org/es/sla/ddi/tratados_multilaterales_interamericanos_A-70_derechos_humanos_personas_mayores.asp

ONU (2009).  Teoría y práctica de la seguridad humana. Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios. Fondo Fiduciario de las Naciones Unidas para la Seguridad de los Seres Humanos. Recuperado el 10 de mayo 2016, de http://www.iidh.ed.cr/multic/UserFiles/Biblioteca/IIDHSeguridad/12_2010/97c70a6a-82ff-409c-a1de-438406607896.pdf

PNUD (1994). Informe sobre Desarrollo Humano de 1. Recuperado el 14 de mayor de 2016, de http://hdr.undp.org/es/informes/mundial/idh1994/capitulos/espanolUrquijo Martín. (3 junio 2014). La teoría de las capacidades en Amartya Sen. EDETANIA, 46, 63-80. Colombia: Universidad del Valle-Sede Meléndez. Recuperado el 11 de mayo de 2016, de https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/5010857.pdf


1 Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, AC
2 Conapred (2010). Encuesta Nacional sobre Discriminación,  resultados sobre personas adultas mayores. México: Conapred.
3 Citado en González, Ochoa, Montes y Aquino (2015). Análisis sobre la política pública en México para personas adultas mayores desde el enfoque de los derechos humanos. Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia. México:- IMDHD.
4 Se retoma este concepto, desde la perspectiva del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), el cual refiere que es uno de los medios o condiciones para el desarrollo humano, el que a su vez se define como un proceso que permite ampliar las opciones de las personas que van desde el disfrute de una vida prolongada y saludable, el acceso al conocimiento y a los recursos necesarios para lograr un nivel de vida decente, hasta el goce las libertades políticas, económicas y sociales (PNUD, 1994).


Derechos Humanos de las Personas Mayores

Posted on 04Dic

En nuestra sociedad hay muchos sectores que son invisibles. Su situación, necesidades y problemas se ocultan para no tener que enfrentarlos. Es el caso de las personas mayores.

En nuestra sociedad hay muchos sectores que son invisibles. Su situación, necesidades y problemas se ocultan para no tener que enfrentarlos. Es el caso de las personas mayores.

Las personas mayores, de acuerdo con la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, son aquellas personas de 60 años o más (https://bit.ly/1j2XOWL) y sus derechos están reconocidos en este documento.

En el caso de México, hasta 2017, las personas mayores eran 13 millones, de las cuales el 54 por ciento son mujeres y el 46 por ciento hombres. Para 2035 la expectativa de vida de la población mexicana será de 80 años de manera que para 2050 se calcula que serán más de 32 millones las personas mayores.

Pero del total de personas mayores, sólo una de cada cuatro tiene pensión y en el caso de las mujeres sólo una de cada diez. En lo que se refiere a salud, sólo cuatro de cada diez personas tienen acceso a la misma.

En el último año el 30 por ciento de las personas mayores vivieron alguna situación de falta de acceso a sus derechos o negación de algún servicio.

De acuerdo con el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, A. C., “el trabajo, la familia, el transporte público o la calle son los espacios en dónde más se discrimina a las personas mayores”.

Con el propósito de reflexionar sobre la realidad social, económica y de participación de las personas mayores, el pasado 30 de noviembre se realizó el Foro Internacional: México hacia la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos  de las Personas Mayores (CIDHPM).

En este espacio se reunieron organizaciones de personas mayores y organizaciones que trabajan con personas mayores de varios estados y de la Ciudad de México, así como expertas y expertos nacionales e internacionales para compartir experiencias, analizar la problemática y pensar en las  posibles alternativas para avanzar hacia el pleno ejercicio de los derechos humanos de estas personas.

Uno de los asuntos centrales fue el señalamiento de que a la fecha el gobierno mexicano no ha firmado ni se ha adherido a esta Convención, haciendo más difícil que los derechos de esta parte de la población se concreten y las personas puedan reclamarlos efectivamente.

El gobierno federal anterior mantuvo la decisión de no sumarse a la CIDHPM con el argumento que hacerlo tendría un serio efecto sobre el presupuesto público. Es decir prefirió ignorar una realidad que exige atención y que entre más se postergue mayores serán las dificultades.

Uno de los resultados del Foro Internacional fue la suscripción de un pronunciamiento que manifiesta lo siguiente:

Somos optimistas sobre la adhesión de México a esta Convención. Si el próximo gobierno reitera su compromiso de mejorar las condiciones de vida de este sector de la población, este es el instrumento perfecto para enmarcar ese esfuerzo de políticas públicas, que vaya más allá de un programa social. Quienes impulsamos esta Convención, estamos convencidas de no seguir permitiendo que esas millones de personas mayores vivan el olvido.

Por lo anterior, exigimos que México firme y ratifique la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores.

Además en los próximos días se circulará una petición de Change.org en la que se invitará a suscribir la anterior exigencia.

Invitamos a todo el mundo a sumarse pues en algún momento todas y todos seremos personas mayores.


@EdgarCortezm

Foto de portada: Pixabay.


Nota publicada en SOMOSMASS99 por Edgar Cortez el 4 de diciembre de 2018


Audiencia ante la CIDH por los derechos de las personas mayores
Audiencia ante la CIDH por los derechos de las personas mayores

Posted on 08May

Ayer arrancó un nuevo periodo de audiencias ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en esta ocasión en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana.

Ayer arrancó un nuevo periodo de audiencias ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en esta ocasión en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana (http://bit.ly/2HYOCzh).

En lo que se refiera a México son cuatro las audiencia. La primera fue sobre la situación de derechos económicos, sociales y culturales de las personas mayores en México. La segunda sobre la situación de defensores de víctimas de tortura en México y la tercera sobre la desaparición de Lilia García Andrade sucedida en ciudad Juárez en 2001. Estas audiencias se realizaron durante el lunes 7 de mayo.

La cuarta, que se realiza el día de hoy, será para actualizar los avances en los trabajos del Mecanismo Especial de Seguimiento del caso Ayotzinapa.

Vale mencionar que la CIDH es uno de los órganos creados para vigilar el cumplimiento, por parte de los países del continente, de los compromisos adquiridos al sumarse a la Convención Americana sobre Derechos Humanos (http://bit.ly/2wfID7W). El otro mecanismo es la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

En estas audiencias se puede abordar una temática relativa a derechos humanos que abarque un país, una región o la totalidad del continente, pero también pueden versar sobre casos específicos de violaciones a los derechos humanos.

Ahora me voy a referir a la primera de las audiencias en cual se trató la situación de derechos económicos, sociales y culturales de las personas mayores en México.

De acuerdo con el derechos internacional de los derechos humanos se considera a una persona, persona mayor a partir de contar con 60 años o más. En México estas personas, de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Población (CONAPO), eran cerca de trece millones en 2017. Para 2030 se proyecta que serán 22 millones y para 2050 alcanzarán la cifra de 36 millones. Como se puede ver se actualiza la inversión de la pirámide poblacional, cada vez menos niños y jóvenes y más personas mayores.

El crecimiento de esta parte de la población en México, no ha dado lugar a políticas públicas con enfoque de derechos humanos, lo que existe de manera mayoritaria es una visión de asistencia hacia las personas mayores. “Pobres viejitos, hay que ayudarlos”.

Esta realidad de envejecimiento de la población es tanto regional como mundial. Por esta razón la Organización de Estados Americanos (OEA) adoptó en 2015 la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos de las Humanos de las Personas Mayores (http://bit.ly/2rpN3Dw)  y la misma entró en vigor en 2017.

A la fecha México no se ha adherido a esta convención. La razón fundamental es que cumplir con los derechos humanos de las personas mayores supondría destinar significativos recursos públicos a tal propósito. Este es el argumento que ha sostenido la Secretaria de Hacienda y que tiene detenido que México se comprometa con la Convención y, sobre todo, empiece a desarrollar las políticas públicas necesarias para que las personas mayores dejen de ser objeto de caridad y pasen a ser personas que pueden ejercer sus derechos.

En esta audiencia participaron la Red de Adultos Mayores y el Instituto Mexicano de Derechos Humanos y Democracia, mientras que por parte del gobierno mexicano estuvieron representantes de la Secretaría de Relaciones Exteriores, la Secretaría de Gobernación y  así como un funcionario del Instituto Nacional de las Personas Adultas Mayores (INAPAM).

Las representantes de sociedad civil presentaron datos sobre la discriminación y la mala situación en que vive la mayoría de las personas mayores a causa de la falta de políticas públicas que garantices los derechos de esta parte de la sociedad.

La respuesta oficial fue que tenemos una ley al respecto y luego una lista de programas que atiende a las personas mayores.

Esta postura oficial fue cuestionada por las organizaciones señalando que esos programas en muchos casos no tienen enfoque de derechos humanos y además son inconexos.

La petición de las organizaciones civiles fue que la CIDH exhorte a México para que se adhiera lo más pronto posible a esta convención.

La respuesta oficial es que están haciendo los estudios para evaluar el impacto presupuestal que tendría cumplir las obligaciones contendidas en la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores.

Lo que olvidaron decir las autoridades es que han pasado un par de años en consulta y no hay una decisión al respecto.

Esperemos que esta audiencia permita, que lo más pronto posible, México se adhiera a esta convención, y arranquemos en la construcción de las políticas públicas que hagan posible que las personas mayores ejerzan sus derechos y tenga una vejez diga, activa y plena.


@EdgarCortezm

Foto de portada: Pixabay.

Nota publicada en SOMOSMASS99 por Edgar Cortez el 8 de mayo de 2018



Reconocer derechos de personas mayores
Reconocer Derechos de personas Mayores.

Posted on 25Abr

En la actualidad en México hay unos diez millones de personas mayores y de acuerdo con el Consejo Nacional de Población (CONAPO) en veinte años esta cifra se duplicará. ¿Cómo enfrentar esta realidad?

En la actualidad en México hay unos diez millones de personas mayores y de acuerdo con el Consejo Nacional de Población (CONAPO) en veinte años esta cifra se duplicará.  ¿Cómo enfrentar esta realidad?

La realidad de envejecimiento de nuestras sociedades es un fenómeno global, lo que ha obligado a preguntarse a la comunidad internacional, ¿cómo asegurar calidad de vida para esa población creciente?

El movimiento de derechos humanos también ha sido interpelado por las personas mayores y el reconocimiento de sus derechos; sobre todo porque en sociedades tan desiguales como la nuestra los “ancianos” han sido objeto de lastima, caridad o asistencia. El punto ahora está en reconocer a todas las personas mayores como sujetos de derechos.

En el caso del Sistema Regional de Protección de Derechos Humanos, que comprende el continente americano, en junio de 2015 se aprobó en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores (http://bit.ly/2oYW8TA).

En el caso de Naciones Unidas el proceso va un tanto más retrasado y aún no existe un documento que reconozca los derechos de las personas mayores.

La Convención Interamericana de personas mayores, en su artículo primero, señala que su objeto es promover, proteger y asegurar el reconocimiento y el pleno goce y ejercicio, en condiciones de igualdad, de todos los derechos humanos y libertades fundamentales de la persona mayor, a fin de contribuir a su plena inclusión, integración y participación en la sociedad.

La misma Convención define Persona mayor como aquella de 60 años o más, salvo que la ley interna determine una edad base menor o mayor, siempre que esta no sea superior a los 65 añosEste concepto incluye, entre otros, el de persona adulta mayor.

Ahí se reconoce un conjunto de derechos para esta parte de la población.  Por ejemplo: Igualdad y no discriminación por razones de edad; derecho a la vida y a la dignidad en la vejez; derecho a la independencia y a la autonomía; derecho a la seguridad y a una vida sin ningún tipo de violencia; Derecho a la seguridad social y al trabajo, entre otros.

Reconocer estos derechos no significa que las personas mayores tengan algunos derechos especiales y diferentes al resto de las personas, sino la obligación de atender a situaciones que enfrentan con frecuencia como discriminación, abusos físicos y económicos. En el caso de la Ciudad de México los delitos que más sufren las personas mayores son violencia por parte de la familia, abandono y despojo.

La Convención Interamericana de personas mayores a la fecha ha sido firmada y ratificada por Costa Rica y Uruguay; sólo firmada por Argentina, Bolivia, Brasil y Chile.

En lo que toca a México la convención no ha sido firmada y por ende tampoco ratificada.

El gobierno mexicano se asume públicamente como respetuoso de los derechos humanos, pero en este caso se mira lento y omiso. Sabemos que luego de una consulta al interior del gobierno federal casi la totalidad de las dependencias estuvieron de acuerdo en firmar la convención, salvo la Secretaría de Hacienda bajo el argumento que cumplir con la Convención costaría mucho dinero.

Es cierto que para garantizar los derechos humanos se requiere de recursos, pues los derechos humanos, en este caso de las personas mayores, no son buenos deseos sino condiciones sociales, políticas, culturales en donde las personas estén en posibilidad de ejercer a plenitud sus derechos.

En junio próximo se realizará en México la Asamblea General de la OEA, momento en el que se podría anunciar la firma y próxima ratificación de la Convención. Para que tal decisión se concrete la sociedad mexicana y de manera destacada las personas mayores deberemos exigir que el Estado no escamote los derechos humanos.

@edgarcortezm

Foto de portada: Tercero Díaz / Cuartoscuro


Nota publicada en SOMOSMASS99 por Edgar Cortez el 25 de abril de 2017


Back to Top